jueves, agosto 30, 2018

Organizaciones sociales participan en primer encuentro por una Imagen Objetivo de la Fábrica Bellavista Tomé

Por Carolina Lara.

Comunidades por el patrimonio de Tomé y diversas organizaciones sociales, vecinales y territoriales, participan este sábado 25 de agosto, de 10:00 a 13:00 horas en la Municipalidad de Tomé, en la primera “Jornada Participativa, Imagen Objetivo Fábrica Bellavista Oveja Tomé”, encuentro que busca proyectar en forma colectiva y dialogante, ideas futuras para el Monumento Histórico Nacional, en un contexto de conflicto con los dueños del recinto.

En el encuentro, se reflexionarán temas como los usos posibles de la Fábrica y sus alcances en el territorio, qué valores patrimoniales debiéramos rescatar, formas de gestión y administración, y de participación ciudadana. Participan representantes de juntas de vecinos, ex trabajadores textiles, profesores de patrimonio, centros de padres, centros de alumnos, miembros del Cosoc (Consejo de la Sociedad Civil), representantes de bomberos, medios de comunicación, académicos, Sociedad Cultural Sócrates, Círculo de Bellas Artes, Preuniversitario Social Tomé y Consejo de Desarrollo del Hospital de Tomé.

La actividad es coordinada desde una mesa de trabajo por el patrimonio creada este año, y que integran el Consejo Comunal por el Patrimonio, la Corporación La Fábrica, el Centro de Educación y Cultura Mistral (Cecum), la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, y el municipio. Co-organiza el evento de mañana la Mesa Ciudadana por el Patrimonio de Tomé.

Luego de la quiebra, en 2007, la Fábrica de Bellavista pasó a manos del Banco de Chile (= Andrónico Luksic), con compra por sistema leasing por el Grupo Sabat. Actualmente, figura como propietario el grupo empresarial Puerto Madero, que también integra Sabat. El Banco de Chile realizó la venta del inmueble en febrero de este año, transgrediendo el artículo 15 de la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales, que da prioridad al Estado en caso de venta o remate del inmueble.

“Si bien existe un contrato de arriendo con opción de compra, dicho contrato expiró el 2012. Luego de 6 años sin pagar (a diferencia de lo que sucede con cualquiera que tenga deuda con el banco), el grupo Sabat canceló al contado las dos últimas cuotas por un total de 513 millones de pesos, lo que además echa por tierra que los últimos despidos de trabajadores se hayan debido a falta de recursos, según se difundió”, explica la Mesa Ciudadana.

Entre 2016 y 2018,  los dueños y administradores han recurrido dos veces al Tribunal Constitucional y dos veces a la Corte de Apelaciones, en busca de la opción de demoler. Actualmente, el Banco de Chile interpuso en el TC un requerimiento de Inaplicabilidad por Inconstitucionalidad de los artículos 11 y 12 de la Ley  17.288, lo que afecta disposiciones claves del cuidado patrimonial, en relación a la protección y mantenimiento de una propiedad cuando ésta es Monumento Nacional por parte de sus dueños; y al control del Consejo de Monumentos Nacionales sobre cualquier decisión que afecte su arquitectura e infraestructura.

En una última maniobra, Sabat ofrece ahora al Estado la posibilidad de compra, decisión que pasa por un trámite que debiera demorar máximo 6 meses.

Frente a este escenario incierto, las comunidades locales que han defendido la declaratoria como Monumento Histórico Nacional de la Fábrica de Bellavista – Tomé, continúan el proceso de trabajo en su defensa y recuperación, que ahora implica ampliar el diálogo y establecer colectivamente una imagen objetivo que siente las bases para un plan de gestión donde clave debiera ser la participación ciudadana.

Organizaciones de Caleta Coliumo se capacitaron en cambio climático, gastronomía y turismo

En una ceremonia efectuada hoy en Caleta Coliumo, región del Biobío, se dio por finalizado el programa de capacitación “Fortalecimiento y ...