lunes, septiembre 22, 2014

¿Son un aporte los graffitis para Tomé o deterioran la comuna?

Grafitti en calle Sotomayor de Tomé.
Tomé es una ciudad relativamente pequeña, con sus 50 mil habitantes, y el turismo es cada día más importante para sus vecinos, porque los visitantes significan ingresos para el comercio, para los servicios de restaurantes y hoteles, y para otras múltiples actividades que se desarrollan en la comuna.

Por eso es que los graffitis que "adornan" muchas de las murallas de los barrios tomecinos, especialmente aquellos más céntricos y cercanos a los atractivos turísticos de la ciudad, deberían ser considerados seriamente por los vecinos y por la autoridad comunal.

Ya es muy triste que la comuna tenga vándalos que hayan robado las luminarias del paseo de Dichato y luego destrozado los paraderos de la remodelación de avenida Latorre. Son personas que no se sienten parte de una comunidad, que mucho esfuerzo, tras años de gestiones y trámites, han logrado estas inversiones públicas, Que no son "regaladas" a la comuna, sino por el contrario, son el fruto de años de impuestos que han pagado sus contribuyentes.

Es por eso que duele el estado en que se encuentra, por ejemplo, los paseos El Morro y El Estero; con monolitos dañados y con rayados que sólo afean esos espacios urbanos, que tantos años costó para que se ejecutaran.

Sin embargo, también preocupa que la Municipalidad de Tomé no actúe con mayor diligencia para limpiar y reparar algunos de esos destrozos. Bastaría con una máquina hidrolavadora para limpiar muchas de las murallas que afean esos espacios patrimoniales de la ciudad. Incluso se podría realizar una jornada de limpieza de playas con participación de la propia comunidad.

Queda lanzada la idea.

Organizaciones de Caleta Coliumo se capacitaron en cambio climático, gastronomía y turismo

En una ceremonia efectuada hoy en Caleta Coliumo, región del Biobío, se dio por finalizado el programa de capacitación “Fortalecimiento y ...